10 julio 2012

El valor de la lectura


Siempre he afirmado que la escritura es el vehículo de la imaginación. Esos mundos paralelos que viven sin miedo a morir en la mente de los escritores, se ponen a disposición del lector para su gozo, para su placer, para que sean vividos a su manera sin miedo a equivocarse.

Un libro tiene alma propia _eso dicen_, pero yo no estoy tan segura de que esto sea así. Estoy convencida que no tiene una, sino muchas y cuantas más posea mejor libro será. ¿Mi teoría? El libro nace con un alma, la del escritor que lo crea y, posteriormente, va adquiendo tantas como lectores posea.

El libro está vivo, por tanto, en la mente del escritor y de todos sus lectores porque tiene el poder de sentirnos creadores, de imaginarnos ese mundo y de hacerlo nuestro, porque nos emociona y nos hace construir un mundo ficticio que se fundamenta en muchas ocasiones en la misma realidad.

La lectura nos hace libres porque la imaginación es libre. Un libro tiene magia, porque con él podemos volar, viajar, amar, sentir, vivir, sufrir, olvidar,... Un libro es y será siempre eterno.

No hay libro malo sino escasa imaginación. Cada escrito, ya sea novela, ensayo, relato, poesía, nos aporta un saber, y no lo digo yo, ya lo afirmaba Quevedo en su reclusión en el Convento de San Marcos en León:
"Desde las diez a las once rezo algunas devociones, y desde esta hora a la de las doce leo en buenos y malos autores; porque no hay ningún libro, por despreciable que sea, que no tenga alguna cosa buena, como ni como algún lunar el de mejor nota. Catulo tiene sus errores; Marcus Fabius Quintilianus, sus arrogancias; Cicerón, algún absurdo; Séneca, bastante confusión; y, en fin, Homero, sus cegueras; y el satírico Juvenal, sus desbarros; sin que le falten a Egecias algunos conceptos; a Sidonio, medianas sutilezas; a Ennodio, acierto en algunas comparaciones; y a Aristarco, con ser tan insulsísimo, propiedad en bastantes ejemplos. De uno y de otros procuro aprovecharme, de los malos para no seguirlos, y de los buenos para procurar imitarlos"
Mis hijos son buenos lectores, aunque muchas veces no se terminen los libros que en ese momento se estén leyendo. No importa, no se puede obligar a nadie a imaginarse un mundo del que no se consigue formar parte. Lo verdaderamente substancial es que tengan esa curiosidad por conocer, por aprender, por descubrir, por explorar esos mundos que nosotros los escritores intentamos, con mejor o peor acierto, plasmar negro sobre blanco.

Hay que fomentar la lectura porque nos hace grandes, libres y, sobre todo, felices. Y que mejor que empezar por nuestros hijos, despertando y alimentando en ellos esa curiosidad por descubrir realidades ficticias. Nuestros hijos aprenden de manera mimética. Leamos, pues, y que absorban de nosotros esa primordial y agradable cualidad.

Feliz día y buena lectura!

17 comentarios:

  1. Puri, desde aquí quiero felicitarte por todas estas cosas tan interesantes que escribes. La verdad, me encanta lo que transmites y además me identifico con lo que piensas, y ahora ¡Cómo no! , con estas palabras dedicadas a los libros . ¡Ojalá fueran importantes en la vida de cada uno de nosotros. Opino como tú. Cada libro que leamos , siempre nos aportará algo a nuestra vida, a nuestro saber. A todos podemos sacarles partido.
    ¡Sigue escribiendo Puri que todos aprenderemos de ti.
    Un abrazo: Reme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Reme. No tengo palabras para agradecerte todo lo que haces y has hecho por mí. Has sido mi apoyo en muchas ocasiones y una de mis fuentes de motivación.
      La verdad es que tenía ganas de plasmar con palabras lo que la escritura y, sobre todo, la lectura significa para mí y hacer ver y entender a quienes no leen las cosas tan maravillosas que se están perdiendo. Y como bien dices tú, a todos los libros les podemos sacar algo para nuestro conocimiento, para nuestro disfrute o, simplemente, para nuestro entretenimiento. Y lo mejor de todo es lo referente a los niños, estoy convencida que si nos ven leyendo, ellos leerán.
      Un saludo, Reme.

      Eliminar
  2. Preciosa reflexión sobre la lectura. Los niños son esponjas, hacen lo que ven. Si leemos, ellos harán lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Desde luego que son esponjas, y deben absorber de nosotros los buenos valores y los buenos hábitos. La lectura entra, por supuesto, dentro de esos dos conceptos. Ellos son los importantes porque son el futuro. Un saludo.

      Eliminar
  3. Bellísima entrada! Los libros son como una nave espacial que nos abrocha el cinturón de la imaginación y detiene el tiempo durante un vuelo mágico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo opino,pero yo pienso que leer es un viaje hacia la sabiduría y la inteligencia y mis impresiones mientras leo
      son como si se parase el tiempo,y estuviera solo... Tus libros son interesantes,Purificación. ¡Espero que escribas muchos
      más!

      Un compañero de tu hija,Alex


      Eliminar
  4. como me gustan los libros

    ResponderEliminar
  5. muy divertido para las personas que no estan al dia

    ResponderEliminar
  6. muy diver para aprender a leer

    ResponderEliminar
  7. VIVA PURI !!!!!! HAZ UNA SEGUNDA PARTE DE MIGUELITO Y LAS GAFAS MAGICAS :)

    ResponderEliminar
  8. escribe la segunda parte de la que se avecina

    ResponderEliminar
  9. me encantan tus libros puri estan muy bonitos

    ResponderEliminar
  10. ¿por que tu vistes esa esperanza para se escritora

    ResponderEliminar
  11. Es interesante y muy bonito
    te felicito ----> ALVARO

    ResponderEliminar
  12. ¿por que te gusta escribir y no otra profesion

    ResponderEliminar
  13. yo soy tu vecino y me gustaria que me prestases un libro para leerlo


    ME ENCANTAN

    ResponderEliminar
  14. Gracias a todos, chicos y chicas, por apreciar mi trabajo y seguid así, leyendo y disfrutando de los libros.

    ResponderEliminar

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.