16 julio 2014

Una clara apuesta por el libro digital


El sector editorial es un importante motor económico dentro del panorama cultural español, con una aportación al PIB del 38,1% con respecto al conjunto de las actividades culturales.


A pesar de los datos de crisis del mercado, España se mantiene como una de las principales potencias editoriales del mundo y esto se debe, sobre todo, al idioma: el español es hablado por casi 500 millones de personas, según el Instituto Cervantes.

Según la FEP (Federación de Editores Europeos), España es uno de los principales mercados tanto en producción de nuevos títulos como en ingresos. En ambas variables ocupamos el cuarto puesto. A escala internacional, según la IPA (Asociación Internacional de Editores), España ocupa el segundo puesto en producción de nuevos títulos.

No obstante, está claro que el sector ediorial se encuentra en estos momentos inmerso en una crisis, en un fuerte retroceso en todas sus variables: facturación, edición, comercialización... Las razones que se dan para explicar esta crisis son varias, algunas con mayor peso que otras:
  • aumento de la piratería,
  • irrupción del libro digital (y no saber adapadtarse a tiempo),
  • subida del IVA,
  • regularización de los precios, 
  • caída del consumo,
  • reducción de las inversiones para las bibliotecas...
Según el avance de la Panorámica de la Edición Española de Libros, en 2013 se editaron 89.130 libros en general (datos del ISBN), lo que supone un 14,9% menos que en 2012.

La vida media de un libro también se acorta. Hay más títulos pero menos tirada de cada título. Esto indica una apuesta mayor por la edición digital.

El más afectado, sin duda, el libro en papel, que desde 2009 ha visto reducida su edición en casi un 32%.

En 2013 se editaron 65.942 libros en formato impreso, un 17,7% menos con respecto a 2012.



Como vemos esta cifra es superior a la global (14,9%), lo que denuestra una creciente apuesta por los libros en formato digital (especialmente ebook), que ya se viene manifestando desde 2008.

La edición del libro digital también descendió en 2013 un 0,2%, pero incrementa su peso sobre el total editado, de manera que pasa del 19,8% en 2012 al 23,2% en 2013.


El número de editoriales que apuestan por lo digital aumenta cada año. En 2012, 664 editoriales, según la Panorámica de la Edición Española de Libros, apostaron por lo digital. En 2013 esta cifra aumenta en 45 editoriales. 
 Una cifra demasiado baja que pone de manifiesto la aún escasa tendencia por la apuesta digital que hacen las editoriales, quizá la razón esté en que el grueso de la facturación se lo lleva la edición de libros impresos.

Las editoriales tienen un gran desafío encima con respecto al libro digital. Aún no se han adaptado a este cambio de paradigma y las que lo han hecho, lo hecho mal y tarde. Es un hecho que el libro digital aumenta en edición y en facturación de un modo lento, sí, pero aumenta. No se puede decir lo mismo del libro impreso que, teniendo en cuenta la horquilla 2009-2013, ha descendido un 40,6%.


En cuanto a facturación, según los datos del Comercio Interior del Libro, el sector editorial está experimentando desde 2009 un importante descenso en su cifra de negocio. En 2012 esta bajada fue de 10,9%, en 2013 llega al 11,7%, casi un punto de un año a otro.

En cuanto al precio de los libros, en 2012 alcanzó el valor más alto de los últimos once años, llegando a 14,52€. Este aumento, en mi opinión,puede ser una de las causas de la caída de las ventas de libros en papel a favor claramente de los digitales.
En 2013 desciende el precio medio un 0,34% en casi todas las materias.
Tamién durante este año pasado se vendieron menos libros de literatura que en 2012, un 17,2% menos. Dentro de la novela, el género que tiene más ventas es de humor (30%), seguido de los clásicos (5,4%).

La facturación de los libros digiales con respecto al total es residual, en 2012 representaba el 3% de la cuota de mercado, mientras que en 2013 esta cifra aumenta en 0,7 puntos, alcanzando el 3,7%.

En cuanto a la lectura en España, según los últimos datos recogidos en el Informe sobre Hábitos de Lectura, sigue aumentando. El 92% de los encuestados en 2012 (de 14 años en adelante) afirma leer (revistas, periódicos, libros...). De ellos, el 63% son lectores de libros.


La principal excusa que dan los encuentados para no leer sigue siendo la falta de tiempo. 
Lo que más se leen son novelas y cuentos, en un 73,7%.

La lectura digital también crece, altualmente alcanza un índice del 58%. Lo que más se lee en digital son periódicos (38%), seguidos de los libros (11,7%), las revistas (7,3%) y los comics (3,9%).


En cuanto a los dispositivos de lectura de libros digitales, el ordenador le gana aún terreno a los e-reader o las tabletas.

Como vemos, todos estos datos arrojan una clara conclusión y es el avance imparable de los libros electrónicos, de una manera lenta pero que, en definitiva, aumenta en todas sus variables año tras año.
Ahora la clave está en mantener una armonía entre ambos formatos, entre el impreso y el digital. Esa es la asignatura pendiente de este complicado mundo editorial.

Purificación Estarli

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.