16 septiembre 2014

Actividades para el Fomento de la Lectura en nuestros hijos

De todos es sabido los beneficios que nos aporta la lectura. Estos beneficios se intensifican cuando nos referimos a nuestros hijos en edad escolar (¿Para qué sirve leer? Principales motivos por los que nuestros hijos deberían leer más)

En el colegio van a aprender la técnica, pero en el hogar se adquiere el hábito, por eso es muy importante la participación de las familias en actividades que fomenten el hábito lector.

 Las actividades para el fomento de la lectura no son otra cosa más que acciones organizadas encaminadas a a propiciar el acercamiento de nuestro/s hijo/s a los libros, ya sea en el hogar, en el colegio o en la biblioteca, y ya no solo a los libros sino a los servicios que la biblioteca nos ofrece y a las fuentes de información.

En este post nos vamos a centrar en las actividades para el fomento de la lectura en el hogar, es decir, en aquellas actividades que los padres pueden realizar con su/s hijo/s en casa, teniendo en cuenta el importante papel que la familia ejerce en el mismo.


Los hábitos de lectura aumentan cada año, al menos eso es lo que se desprende del último Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros (2012), elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España. Según este informe: 
-el 63% de la población son lectores de libros; 
-el 59,1% de los mayores de 14 años leen; 
-el 84% de los menores entre 10 y 13 años aseguran leer en sus ratos libres, de estos, el 77,2% afirman hacerlo con una frecuencia diaria o semanal. 
En cuanto al hábito de lectura digital: 
-el 11,7% de los españoles mayores de 14 años lee en e-reader, 
-el 13,1% son menores de 10 a 13 años.

Sin embargo, a pesar de estas cifras y del avance con respecto a los datos arrojados por el anterior informe (2010), aún hay que avanzar para reducir la distancia que nos separa de la media europea que se sitúa en el 70% de la población. Y para ello que mejor que fomentar el hábito de la lectura desde los primeros años de nuestros hijos.

Son muchas las actividades --y de diferente grado de complejidad-- que podemos llevar a cabo en el hogar con nuestros hijos para despertarles el gusanillo lector. Yo os voy a proponer unas cuantas, las más adecucadas para la etapa de primaria. Son actividades que se pueden realizar también con amigos de nuestros hijos, cuantos más participantes mejor, y de paso desarrollamos y mejoramos la capacidad de hablar en grupo y la expresión oral.

1. Círculo de lectura.
Se escoge un libro o cuento. Uno de los padres dice el título y el autor y habla un poco de la biografía del mismo. Cada participante lee un fragmento del cuento; después, entre todos se comentan aspectos como qué les ha parecido el tema, si les ha gustado el final, qué piensan de los personajes...

2. El teatro.
S trata de escoger un cuento corto, si tiene diálogos mejor aunque no es necesario. Uno de los participantes lo lee en voz alta. Se reparten los personajes entre todos y se escenifica, después se comenta sobre lo leído y escenificado.

3. Cuento en voz alta.
Se escogen tantos cuentos cortos --o bien fragmentos de un libro-- como participantes vayan a realizar la actividad. Uno de los padres lee en voz baja, primero, su cuento o fragmento, y después lo lee en voz alta interpretando a los personajes en la medida de lo posible, con subidas y bajadas de tono y transmitiendo las emociones que le sugieran los personajes. La gesticulación nos va a ayudar bastante. A continuación, y por orden, se le pide a nuestro/s hijo/s que hagan lo mismo con el cuento o fragmento que hayan elegido.

4. Buscatítulos.
Se trata de una actividad muy sencilla pero al mismo tiempo muy productiva para el desarrollo de la capacidad imaginativa de nuestro/s hijo/s. Consiste en leer un cuento sin decir el título del mismo. Después se debate entre todos para buscar el título más adecuado. Cada participante propone un título y el porqué del mismo y después se compara con el original y se comenta entre todos.

5. Buscafinales.
Igual que la anterior actividad pero sin llegar hasta el final del cuento. De manera que nuestro/s hijo/s propongan el final que crean más conveniente.También se puede combinar con el anterior de manera que ni se diga el título ni se lea el final, que quedarían a la imaginación de los participantes.

6. El despertar de los sentidos.
Nuestro/s hijo/s escoge un cuento que deberá leer en voz alta. La actividad consiste en que después de la lectura nos cuente qué sensaciones ha tenido y que utilice los sentidos para expresarse, es decir, que escoja el color, el sabor, el sonido... que le ha sugerido la lectura.
Con este ejercicio se pretende que no solo utilicen la voz a la hora de leer sino que abran de par en par sus sentidos a la historia que están leyendo, de esa manera se desarrolla la imaginación y se les enseña a disfrutar aún más de la lectura.

Como se ha podido comprobar, todas estas actividades tienen como base la expresión oral (leer en voz alta o baja) para el fomento del hábito lector, pero también podemos realizar actividades en las que intervenga en mayor medida la expresión escrita. A continuación, explico unas cuantas actividades que me han parecido interesantes para nuestra tarea.

1. Soy poeta.
Se trata de leer entre todos varios poemas de algún autor que les guste a nuestros hijos o que recientemente hayan estudiado en el colegio, y comentarlas; después se le pide que propongan un tema y que escriban su propia poesía.

2. El nombre.
Es una actividad muy entretenida y divertida. Consiste en escribir cada uno su nombre en un folio, en mayúsculas y en vertical. Utilizar cada letra de nuestro nombre para crear una palabra, luego con cada una de esas palabras formar una frase; a continuación, escribir una historia que tenga sentido y en la que aparezcan esas frases tal y como las hemos escrito, sin variar el tiempo verbal. Finalmente, cada participante lee en voz alta la historia o cuento que ha escrito y comentar entre todos.

3. Las anécdotas.
En este ejercicio se implican tambén otros miembros de la familia: el/los abuelo/s. Se trata de que nuestro/s hijo/s le pida a los abuelos que le cuenten una o varias anécdotas, ya sea de cuando eran niños, del pueblo o la ciudad, o bien alguna leyenda; después, nuestro/s hijo/s la escribe ayudándose de dibujos relacionados con lo que ha escuchado.

4. Un animal, una historia.
Cada participante habla sobre su animal favorito y, después, debe escribir un cuento donde aparezca como protagonista ese animal. También puede acompañar la historia con ilustraciones. Para completar la actividad, sería interesante buscar con nuestro/s hijo/s información sobre los animales que hayan escogido, también sobre libros o cuentos que traten sobre los mismos.

5. Cuestión de fortuna.
Se escoge un tema. Cada participante, por orden, escribe una frase relacionada con ese tema pero siempre debe empezar por "Desafortunadamente" y "Afortunadamente", de manera alternativa. El primer participante escribe su frase en la parte superior de un folio, que debe empezar por "Desafortunadamente...", dobla el folio por debajo de la frase de manera que el segundo participante no pueda ver lo que ha escrito el primero. El segundo participante escribe su frase en el folio, debajo del doblez, que debe empezar por "Afortunadamente..." y vuelve a doblar el folio para que el tercer participante no pueda leer lo escrito, y así sucesivamente. Se necesitan al menos 3 participantes para que la actividad salga bien. Se pueden hacer varias rondar si se desea.

Estas son algunas de las actividades que podemos hacer en casa con nuestros hijos para fomentar el hábito lector, pero sin duda lo mejor que podemos hacer es dar ejemplo. "Si tú lees, ellos leen". Esta frase, eslogan de la campaña que el Ministerio de Cultura llevó a cabo dentro del Plan Fomento de la Lectura, es totalmente cierta. Si un niño nace en una familia donde hay un importante hábito lector ese niño tendrá muchas papeletas para ser también un buen lector.

Otras recomendaciones:
Hay que dedicar un tiempo al día para leer con nuestros hijos, que vean que disfrutamos con la lectura. 
Hay que iniciarlos desde que son bebés, desde antes que sepan incluso hablar. 
Otro aspecto importante es el ambiente. Es necesario crear un ambiente de lectura idóneo, tranquilo y motivador, que anime a la lectura. Si estamos en el salón con la radio o el televisor encendidos lo más seguro es que nuestros hijos no se animen a coger un libro.
Es interesante también acudir a actividades culturales, en nuestro pueblo, barrio o ciudad, con nuestros hijos: teatros, musicales, cine, presentaciones de libros, conferencias, festivales de poesía, librerías donde puedan hojear los libros.
Por último, un buen consejo: regalad libros a vuestros hijos, que vayan formando su propia bibloteca, su espacio o rincón de lectura que ellos mismos deberán de cuidar y ordenar. 


Y recordad que no solo se puede leer en papel, sino que existe en el mercado muchos libros y cuentos en formato digital (ebook) que nuestros hijos podrán leer en en lectores electrónicos y también en tabletas o smartphone. 
  

Echad un vistazo a mis cuentos educativos infantiles de la serie "Las Aventuras de Miguelito Cabeza Carbonilla"
 
http://www.amazon.es/MIGUELITO-DESHABITADA-Aventuras-Miguelito-Carbonilla-ebook/dp/B00CBTQGHE/ref=pd_sim_kinc_1?ie=UTF8&refRID=1XKN3RCYPAVVEDAND3ZRhttp://www.amazon.es/MIGUELITO-M%C3%81GICAS-Aventuras-Miguelito-Carbonilla-ebook/dp/B007XJC2OI/ref=sr_1_2?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1410862207&sr=1-2 

Son cuentos que enseñan valores a nuestros hijos (6 a 12 años) mientras se divierten leyendo.

A la venta en amazon en formato digital.


Espero que os haya gustado este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.