12 enero 2015

Año nuevo, vida nueva




Mucha gente se plantea retos y propósitos cuando comienza un año nuevo: dejar de fumar, ir al gimnasio, leer 20 libros... Unos lo intentan, a la mayoría se le olvida en febrero. Yo nunca lo he hecho (digo, lo de plantearme un propósito en año nuevo). Este año es diferente (¿será que me ha cogido con las defensas bajas?) y me he plantado un propósito, uno bien grande que comprende otros más pequeños. Espero cumplirlo y que no se me olvide en febrero.

Y es que como dice el dicho popular "Año nuevo, vida nueva". Yo he empezado cambiando el aspecto del blog, he continuado cambiando mi aspecto físico (me he dado un buen corte de pelo)... Dejando a un lado las cuestiones físicas, no es necesario "cambiar de vida", a veces solo basta con un pequeño cambio, una reestructuración de nuestro modo de vida, sobre todo tras un largo proceso reflexivo en el que te planteas dicho cambio.

Es necesario reflexionar y examinar cada cierto tiempo nuestro modo de vida y de comportamiento con los demás y con nosotros mismos, y generar cambios positivos que nos ayuden a mejorar aspectos importantes de la misma. Esta reflexión a mí solo me lleva a un término: 
Felicidad

Según la 22ª Edición del Diccionario de la Lengua Española, Felicidad es un estado de ánimo que se complace en la posesión de un bien. No estoy para nada de acuerdo con esta defición que implica la necesidad de posesión para alcanzar la felicidad. En realidad, pienso que para ser feliz no hay que tener ansia por tener, hay que disfrutar con lo simple, con las pequeñas cosas de la vida y con aquello de que disponemos cada uno y en cada momento. La necesidad de lo material, de poseer más que tu vecino, no da la felicidad, genera dependencia. 

La felicidad, por tanto, la da la libertad.

Me viene a la mente una frase del último libro que me he leído (que, por cierto, recomiendo), Hijos de Atenea: El esclavo que sabía leer, de mi compañera y amiga Mercedes Pinto Maldonado, dice así:
<<La liberdad es un estado mental>>

Esto me leva a un razonamiento deductivo que bien podría tratarse de un silogismo. Si la felicidad la da la libertad y la libertad es un estado mental, la felicidad también está en nuestra mente.

La felicidad necesita de la libertad de pensamiento y de acción. 

Ser libre para decidir, para actuar, para pensar... para vivir. Que nadie nos obligue a tomar decisiones que afecten a nuestra vida, que siempre seamos nosotros los que iniciemos un camino u otro, aunque nos equivoquemos, siempre hay tiempo de rectificar.

Parece que los señores y señoras que se encargan de revisar el Diccionario han tenido en cuenta este silogismo a la hora de realizar las enmiendas necesarias porque en el Avance de la 23ª Edición del Diccionario de la Lengua Española aparece el término Felicidad como "estado de grata satisfacción espiritual y física".

Bajo la premisa: "Todas las personas deberían ser felices siempre" he construido ese gran propósio que todos deberíamos plantearnos alguna vez. Un propósito bien grande que incluye otros más pequeños pero igualmente importantes (cada persona valorará los suyos): disfrutar de los amigos, sentir a nuestro alrededor esas pequeñas cosas que normalmente pasan desapercibidas, decidir libremente cada día nuestro camino, asumir con agrado nuestras obligaciones y responsabilidades, decir más a menudo "te quiero", dar las gracias, afrontar los retos del día a día con optimismo, ser positivos...

En definitiva, sed libres... sed felices.





4 comentarios:

  1. Que bonito Puri...!,Tomaremos nota, aunque a veces sea difícil ...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por entrar y leer la entrada, Elena.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. La felicidad, una bella palabra que todos perseguimos.....Estoy convencida, la verdadera felicidad, está en momentos que hemos vivido. La felicidad total, desde la lejania de mis años, no existe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada persona es feliz de una manera. Y pienso, como tú, que la felicidad es momentánea.
      Un beso, Mercedes.

      Eliminar

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.