25 marzo 2015

Vergüenza ajena




Anoche cerré el twitter indignada y, por qué no decirlo, también un poco avergonzada por ser tuitera, por formar parte de una red social en la que hay personas respetuosas pero también insensatos que son capaces de obviar la tragedia y convertir el dolor en mofa y vehículo de insultos xenófobos.

Anoche leí demasiadas barbaridades que, por supuesto, no voy a repetir. No entiendo cómo alguien pueda ser tan insensible ante un hecho así y aprovechar el tirón para reírse del dolor ajeno, para expresar sus sentimientos de odio e intolerancia hacia los catalanes. Vergüenza ajena me da.

Anoche cerré el twitter indignada y avergonzada por ser tuitera pero también por ser humana. ¿Dónde hemos dejado los seres humanos el respeto hacia los demás? ¿En qué momento la condición humana ha dejado la empatía a un lado? Estas personas que se atreven a escribir ciertas atrocidades en una red social que, entre otras cosas, está para informar y ser informado, no pueden ser humanas. Para mí no lo son, no lo pueden ser.

A estos insensatos sí que se les debería de bloquear las cuentas para siempre, por inhumanos, por insensibles ante el dolor de cientos de familias que han perdido a sus seres queridos de una manera tan brutal. Creo que hay que considerar sus opiniones como lo que son, completos disparates lanzados por inhumanos (por no decir una barbaridad) que lo único que quieren es llamar la atención.

Creo que no hay que darle más bombo ni más publicidad a estas opiniones, es la manera mejor de castigar a los que las han vertido tan alegremente.

Por mi parte, vaya mi más sentido pésame y solidaridad a las familias de todas las víctimas.


Purificación Estarli

3 comentarios:

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.