16 junio 2015

Twitter y Facebook, dos Redes Sociales muy diferentes.



Hace unos meses, en un acto literario en un colegio, me encontré con un amigo escritor y paisano y, entre charla y charla, me sorprendió que no tuviera una cuenta de Twitter, solo disponía de un perfil personal en Facebook y nada más. Cuando le hable de la promoción en las redes sociales era como si le estuviera hablando en cantonés. 
<<Claro --pensé--, es un escritor 1.0, y no tiene por qué conocer todo este mundo>>. Estuvo muy atento a todo lo que yo le contaba y le pareció tan interesante que ahora está metido de lleno en ese mundo 2.0 tan nuevo para él y que le ha abierto las puertas a un nuevo mercado: la lectura digital.
Me comentó que eso del Twitter lo veía muy raro, muy complicado y que con Facebook era sufiente. Esa idea, aunque parezca mentira, no es tan rara y aislada, la he escuchado más de una vez, incluso en escritores más arraigados en este mundo de la literatura digital. Pero es un error que hay que evitar. 
Para pescar hay que aprender primero a pescar.
Twitter y Facebook son dos RRSS creadas por veinteañeros en Silicon Valley pero son diferentes en origen, uso e incluso en puntos débiles.
Desde el punto de vista de un escritor que necesita promocionarse en internet a través de las RRSS, tanto Facebook como Twitter son dos herramientas muy poderosas y para nada desdeñables, pero debemos saber cómo, cuándo y para qué usar una u otra.
Cada una aporta algo distinto de la que la otra adolece. Cada una fue diseñada para un cometido específico pero, a veces, esto se olvida (o se desconoce) y su uso es erróneo.

Tanto Facebook como Twitter aportan y permiten lo que todas las RRSS: compartir y obtener información, compartir imágenes, ideas, actualizaciones de estado... 

Si tienes cuenta en las dos RRSS, creo que no hace falta que te diga que las diferencias externas están claras, como por ejemplo: Facebook designa a los usuarios como "amigos", mientras que Twitter prefiere la palabra "seguidores"; Facebook usa el "Me gusta" como indicativo de que algo nos ha gustado, mientras que en Twitter usamos la estrella (Favorito) para marcar un contenido que nos ha gustado o satisfecho. 
Pero dejando estas premisas a un lado, que en cierta manera pueden ser evidentes, hay otras diferencias en cuanto a "usabilidad" que se deberían conocer.

  • Twitter es más inmediata. Si buscas información reciente estás con la RS adecuada. 
  • A la hora de lanzar contenido, Twiter es más viral que Facebook. Si tienes "suerte"(y entrecomillo suerte porque depende de muchos factores, algunos controlables) ese contenido (tuit) puede ser visto por muchos usuarios, incluso si no son seguidores tuyos. Algo que dificilmente ocurre en Facebook.  
Por si no lo sabías, Facebook utiliza sus archiconocidos logaritmos, en este caso el EdgeRank, para decidir qué "amigos" verán tus mensajes y quiénes no. Esto hace que lo que publicas en tu muro no aparezca en la cronología de todos tus "amigos", solo unos pocos privilegiados lo verán (los que haya decidido Facebook en función de ese logarítmo basado en similitudes, afinidades, interacciones históricas, etc.).
  • En Facebook hay tres opciones: crear un perfil personal, crear una página profesional o ambas (para mí la mejor opción). Un perfil personal es, como su nombre indica personal, sirve para publicar contenido, imágenes, comentarios... personales que solo a ti y a tus amigos "reales" les importa. Una cuenta personal en Facebook no es una herramienta de trabajo porque sencillamente no está concebida para tal fin. Un perfil personal de Facebook es más social, emotivo si cabe, que Twitter. Las páginas de Facebook, sin embargo, están concebidas para otra finalidad: dar a conocer o actualizar información de una marca, una empresa, un producto... Como escritora independiente he tenido que errar mucho para darme cuenta que de nada sirve llenar nuestro muro de Facebook con publicidad de nuestro libro porque se supone que nuestros "amigos" ya lo conocen. Ese mensaje no va a salir de ahí, de nuestro muro, y en la cronología visible va estar rodeado de otros mensajes tales como chismes, felicitaciones de cumpleaños, vídeos graciosos... Para eso no está concebido un perfil personal de Facebook (que se supone que se creó para relacionarse con gente conocida en la vida real), en todo caso vamos a crearnos una página personal y allí lanzaremos toda nuestra campaña de promoción y publicidad de nuestro libro, sus actualizaciones y eventos. 
Tu vida privada en tu cuenta personal, tu trabajo en tu página profesional.
  • Los usuarios de Facebook entran a la red social para divertirse, mientras que los de Twitter para informarse
  • Twitter es una RS que bien podría considerarse un medio de comunicación. Es una red de contenidos y cuya difusión y viralidad son ilimitadas.
  • Twitter sí está concebida para crear mensajes con contenido informativo, son los usarios quienes comparten lo que quieren y los que establecen las nuevas tendencias de la información. Si sabemos crear un buen tuit, que sea atrayente y creativo, además de tener "suerte", tendremos muchas posibilidades de que sea compartido por nuestros seguidores y por los seguidores de estos, eso es lo que pretendemos: la viralidad de nuestro mensaje.
  • A la hora de la promoción, Twitter es más eficaz porque toda la información que se lanza es pública, mientras que en Facebook es menos divulgada, es más personal y reducida en el espacio.
Pero nadie obliga a nadie a elegir entre una RS u otra, de hecho, ambas las podemos y las debemos usar teniendo siempre en cuenta el uso para el que fueron concebidas y, a partir de ahí, elegiremos una estrategia de "usabilidad" para cada una de ellas teniendo en cuenta sus diferencias. 
Nadie os va asegurar que todo esto sea garantía de éxito, pero al menos sabremos que estamos haciendo un buen trabajo y que no estamos lanzando el hilo de pescar a tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.