14 julio 2015

El cuaderno azul



Laura se levanta cada día a las 6:30 a.m., se pone un bañador, su ropa deportiva encima, mete una toalla en una mochila y se va hasta el mar; allí, en la orilla, se descalza y recorre a paso ligero los 9 kilómetros (ida y vuelta) a lo largo de la playa; luego, se quita la ropa, quedándose en bañador, y se da su baño diario, en invierno y en verano, llueva o truene.
Y es que no lo puede remediar, siente verdadera atracción por el mar. Tanto es así, que un buen día decidió dejarlo todo para estar más cerca de él, del mar. Cambió su puesto de secretaria de dirección en una importante empresa de alimentación de su ciudad para pasar más de 8 horas en una lonja de un pequeño pueblo pesquero.
Como la insulina para el diabético, como el oxígeno para respirar, como la luz para una planta, sin el crujir enérgico de las olas, sin el graznido áspero de las gaviotas, sin el olor a sal... Laura no puede vivir. Y cada vez que tiene un momento se lanza al mar como el que se lanza a los brazos de su amante.
Una mañana de marzo, durante su matutino baño diario, divisó en la orilla un objeto que, a la luz de los incipientes rayos de sol, parecía brillar. Salió del agua y se acercó, comprobando que se trataba de un cuaderno de anillas con pastas azules. Miró su reloj: era demasiado tarde y llegaría con retraso a la lonja si se detenía a hojear el cuaderno; así que, lo metió en su mochila, sin más.
El cuaderno quedó olvidado en el fondo de la mochila hasta esa misma noche en que Laura volvió al mar a admirar el espectáculo que para ella suponía el movimiento incansable del mar iluminado por la luz de la luna. Fue al apoyarse sobre la mochila, cuando se acordó del cuaderno azul. Lo cogió y lo miró por ambas caras. Parecía nuevo, sin usar, estaba en perfectas condiciones. Lo abrió por la primera hoja escrita y comenzó a leerlo no sin cierto reparo. Aquello parecía un diario y pensaba que estaba violando la intimidad de alguien.
Cerró el cuaderno. <<¡Esto no está bien!>>, pensó. Lo dejó sobre la arena y se marchó.
Al día siguiente, el cuaderno apareció en el mismo sitio donde ella lo había encontrado la primera vez, y volvió a repetirse la misma escena: al caer la noche, los pasos de Laura la llevaron irremediablemente hasta la orilla del mar donde leyó un fragmento de aquel diario que desvelaba lo que parecía una historia de amor de una desconocida mujer. Y así, una noche y otra, y es que el relato era tan emocionante que no podía parar de leer.
La mujer narraba en el cuaderno azul una historia de amor imposible con un marinero, su sufrimiento y su pena de no poder estar junto a su amado.
"...Ese invisible hilo que te une a él, ¿dónde está para romperlo? ¿Por qué te has quedado con mi amado marinero?... Mar maldito, ¿cuál ha sido el mal que he cometido contra ti? ¿Por qué me castigas así? Llévame junto él esta misma noche..."
Las palabras encerraban un sufrimiento ahogado y un culpable. Laura se preguntó por qué le echaba la culpa al mar de sus desdichas de amor.
El último capítulo llegó y sus dudas se resolvieron. El marinero murió ahogado en una desgraciada noche de mar bravío mientras faenaba; desde entonces, ella volvía cada noche a la orilla para ver si el mar respondía a sus súplicas y le devolvía a su amado del que esperaba un hijo.
"...Muerto de amor te lo llevaste, muerto me lo has de devolver. ¡Maldito seas, ladrón de almas y sueños!  Pero quiero que sepas, mar, que nuestro amor aún perdura, porque dentro de mí anida una parte de él. De mí nacerá un pedacito de mi amado marinero, después me entregaré a ti y estaré por siempre con él."
 Laura pasó las hojas, necesitaba saber más, no quedaba claro qué había sido de esa mujer, pero ya no quedaba ninguna más escrita. Ese parecía el punto y final del cuaderno azul, del diario de una mujer relatando su trágica historia de amor.
Laura decidió dejar el cuadreno en la playa, no tenía derecho a llevarselo. Se levantó y se marchó a su casa con un nudo en la garganta, pensando en lo terrible de una historia así de ser cierta.
Un remolino de aire surgió de pronto levantando la arena de la playa. Laura se tapó los ojos y se marchó de allí corriendo. En la arena, el cuaderno quedó abierto por la última página, en la que ponía:
"Para ti, Laura. Para ti, hija mía. Lee esto con los ojos del corazón. Para que un día sepas y puedas comprender por qué te abandoné."
Pero Laura ya estaba muy lejos de allí para poder leerlo.

Purificación Estarli




3 comentarios:

  1. Narración que captura a partir de las primeras palabras y que desemboca en un bello e inesperado final.

    ResponderEliminar
  2. Narración que captura a partir de las primeras palabras y que desemboca en un bello e inesperado final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gloria, por tus palabras. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.