26 enero 2016

Relatos "al alimón".




Esta mañana he visto un recuerdo en facebook de hace un año. Se trata del relato Una vida única, enmarcado en una ronda de relatos y artículos semanales que por ese tiempo llevaba a cabo en este blog. El tiempo pasa, las circunstancias cambian y también las prioridades.

Hoy, me he propuesto empezar esa nueva ronda de relatos o artículos literarios de interés que ya me estaba pidiendo el cuerpo. Y ha surgido espontáneamente --como nacen la mayoría de las buenas ideas-- hacer un relato a medias entre mi compañero de letras Manuel G. Tristante y una servidora; es decir que mi paisano y yo vamos a hacer un relato al alimón, como Neruda y Lorca llamaban a este tipo de colaboraciones. 

Yo lo empiezo y Manuel lo acabará.
¡Me encanta el reto!

Esto de escribir un texto a medias no es nada nuevo, ya se hacía años atrás. Se cree que las epopeyas homéricas están escritas de esa manera: hay quien ve, y distingue, la pluma de autores diferentes en ellas. También era frecuente estas colaboraciones en el siglo de Oro. 

Ahora, gracias a los avances en Nuevas Tecnologías es mucho más fácil llevarlo a cabo.  E, incluso, se ha dado un paso más allá: se trata de escribir un texto --puede ser una novela-- con hipertexto, es decir mediante enlaces, y es el lector quién decide por donde ir, qué camino tomar en el relato, e incluso elegir el final. A esto se le llama hiperficción constructiva o narrativa hipertextual.

Hasta ahí no voy a llegar --por ahora, jeje--. La idea es escribir un cuento corto cada semana, y lo haré en solitario o con tu ayuda, así que si te atreves y quieres escribir un relato a dos manos, contacta conmigo por aquí (dejándome un comentario) o bien a través de Twitter o Facebook.

Ya sabes, lo importante es escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.