Diario de una viajera

Marrakech y la fachada atlántica 

(del 11 al 17 de abril de 2014)

 

Ya lo he comentado en Twitter: ¡¡Estoy preparando una locura!! Y es que me marcho el viernes 11 a Marruecos, allí estaré una semana. El caso es que no se trata de un viaje al uso, ni mucho menos, y por eso os lo cuento. Voy de turista, sí, pero una turista que no se va a quedar en lo superficial sino que va entrar en el corazón de Marruecos, en su historia y en su cultura. Vamos, una aventura en toda regla.
Cada año, y llevan ya haciéndolo unos cuantos, el profesor Salvador Hernández Armenteros del Departamento de Teoría e Historia Económica de la Universidad de Granada, viene preparando una locura de estas, siempre en Marruecos, a través de... (SEGUIR LEYENDO) 

 

Etapa 1: Rabat.

 En el momento en que escribo este post son las 11:00 p.m. (hora local), las 12:00 p.m en España. Llevo más de 40 horas despierta y muchas horas de espera en frontera por los trámites de los pasaportes y la parsimonia de los policías alauítas, pero ha merecido la pena.
Rabat es la capital política de Marruecos, es una ciudad costera, situada a la orilla y desembocadura del río Bu Regreb. Es la segunda ciudad más grande después de Casablanca... (SEGUIR LEYENDO)

 

 

 

Etapa 2: Essaouira.

El sábado 12 de abril, después de más de 250 km y muchas horas de autobús, llegamos a Essaouira, ciudad marroquí construida donde rompen todos los vientos.La carretera de Rabat a Essaouira no es que sea mala pero sí que es peligrosa en el sentido de que la gente pasa por cualquier sitio y cuando oscurece resulta difícil de distinguir a las personas que cruzan por la carretera, por lo que hay peligro de atropellar a alguien. Antes de llegar a Essaouira paramos...(SEGUIR LEYENDO)


 

 

Etapa 3: Marrakech.

De Essaouira a Marrakech hay unos 160 km de carretera en buen estado. El paisaje que nos vamos encontrando es diverso pero siempre árido. Vimos algunos cultivos de olivos y, sobre todo, el bello árbol del argán, de cuyos frutos se obtiene un aceite para fabricar productos de cosmética y alimentación. 
De Essaouira salimos el domingo 13 de abril, después de comer, por lo que se nos hizo de noche por el camino. Las luces del atardecer pintaron el paisaje con tonos ocres y anaranjados adelantándonos los colores típicos de Marrakech. No en vano la llaman la "ciudad roja": los edificios están pintados de color rojo-mostaza. Durante nuestro camino hacia Marrakech pudimos apreciar a la derecha cómo se recortaban las cimas nevadas del Gran Átlas...(SEGUIR LEYENDO)

 

 

 

Etapa 4: Asilah.

La mañana del miércoles 16 todos nos levantamos muy temprano y con la angustiosa sensación de que el viaje se acababa. Desayunamos en el hotel, más en silencio que otros días, y nos marchamos rumbo a nuestra última ciudad marroquí por visitar, Asilah.
Nos esperaban más de 500 km que, aunque la mayoría fueron por autovía, no dejaron de ser pesados debido al cansancio acumulado y a la melancolía de dejarnos atrás una Marrakech exótica que, al menos a mí, me sorprendió gratamente...(SEGUIR LEYENDO)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.