20 febrero 2014

Zapatillas mojadas






La luz que incidía en sus ojos era cegadora y muy blanca, destacando poderosamente sobre la oscuridad que se cernía sobre su cabeza. Tan blanca y predominante que parecía una isla inmaculada sobre un inmenso océano.
El maliense se asustó. Se había quedado dormido, ¿segundos, minutos? No mucho más, en cualquier caso. Sabía que aquella linterna que en ese momento le deslumbraba no tardaría mucho en hacer su presencia. Y, así fue, allí estaba. Detrás de esa luz solo había oscuridad, miedo y gritos.
«Ha llegado la hora», pensó. Pero, ¿para qué? Su corazón latía fuerte, y le decía que sí, que no le engañaba la voz que detrás de la luz blanca le repetía que se levantara, que los iban a llevar, a él y al resto de los improvisados habitantes de Isla de Tierra, a Melilla, a ese futuro que tanto se imaginó sería bueno, en todo caso, nunca peor que el belicoso de su país. Su cabeza, dueña de sus mejores sentidos, le gritaba lo contrario: «¡No! ¡Está mintiendo! ¿No oyes los gritos de las mujeres y los niños?»
La intensa luz dejó de apuntar sobre sus ojos para hacerlo al suelo, donde se hallaban sus piernas. Se fijó en ellas, estaban magulladas. Se levantó al fin, y miró al frente antes de iniciar su paso lento a ese futuro incierto. Notó una mano sujetando su brazo firmemente. Le estaba haciendo daño; aun así, no quiso mirar la cara del dueño de la mano que lo aferraba.
Sintió miedo.
Se subió a la zodiac sin quejarse, pero sí que escuchaba los lamentos, los llantos y los horrísonos gritos de sus compañeros del corto viaje.  Su llanto era mudo, interno. Su mente, un mar de recuerdos de su país en guerra, mezclados con los de sus ilusiones, ahora hechas añicos. Los bruscos movimientos y ruidos a su alrededor se intensificaron, miró a la derecha y vio cómo le ataban las manos y los pies a un amigo con un cordón negro.
Cesaron los ruidos repentinamente.
La zodiac se detuvo, el maliense se bajó de ella y comenzó a caminar por la arena de la cercana playa de Sfiha. Se agolpaban las palabras en su boca, quería hablar, eran muchas las cosas que quería decir. Pero solo pudo escupir una de ellas, que repetía una y otra vez: ¡Asilo! ¡¡Asilo!! ¡¡¡Asilo!!!
Nadie le respondió.
El maliense sabía de sobra cuál era su futuro cuando vio el autobús flanqueado por policías alauitas. Su ruego cesó, allí ya no era posible asilo alguno, su oportunidad de ser feliz había acabado en ese momento. Hizo lo que le ordenaron sin oponer resistencia y se subió a ese autobús —junto con el resto de subsaharianos—, no sin antes escurrir sus empapadas zapatillas en la arena, para emprender su camino hacia el olvido.



Este relato forma parte del libro LA VIDA TAL CUAL, una selección de relatos cortos basados en noticias de actualidad.

Si te ha gustado este relato te invito a que leas el libro completo, lo puedes descargar AQUÍ.

08 febrero 2014

Vista de pájaro




 (Un relato de Anabel Gil)
Todos arrancan, quieren dirigirse al infinito. Creen que pueden acercarse y tocarlo, pero yo sé la verdad. Me quedo el último, no tengo prisa para alzarme, prefiero no ser seguido ni tampoco cuestionado.
Todos siguen a mi padre, y a él le gustaría que estuviese a su lado, pero aquí tengo libertad e intimidad.
Nos acercamos al mar, mi parte preferida. Quizá hoy lleguemos un poco más lejos, pero la distancia hacia el final siempre es la misma y nadie se da cuenta. Insisten e insisten en intentar ir más allá, pero a diario se equivocan, ya estamos en el más allá.
No se puede traspasar la línea que va de lo conocido a lo inexplorado sino es siendo pensada. Yo prefiero volar lo volado mirándolo desde otro ángulo cada vez. No se dan cuenta de que cada día nuestras alas tienen menos plumas y nuestros picos tienen menos tacto. Dan por hecho que nuestro objetivo es seguir adelante y no mirar atrás, y aquí nos tienes, reviviendo cada día el mismo fracaso porque asumir la necedad sería para ellos quedar en el olvido.
Necesitan objetivos, dicen. De otro modo, no hay por qué luchar.
Cómo desearía ser libre sin dejar de ser guiado. Si me dejasen, les enseñaría a desear lo desconocido sin dejar de amar lo vivido y les obligaría a mirar hacia abajo. Tan centrados en creer que a lo lejos el suspiro dejará de existir que dejan de mirar el mundo que sueña bajo sus pechos. Y es tan hermoso el fluir del tiempo que desearía parar a conocerlo para poder conocerme a mí y a nosotros.
Mi padre ya vuelve, dice que mañana lo volveremos a intentar, que hoy hace demasiado viento.
Ojalá fuésemos más valientes.
Seguir el camino a ninguna parte nos resulta más fácil que adentrarnos en nuestro propio mundo; quizá este sea más oscuro de como nosotros lo vivimos, o mejor dicho, de como lo soñamos.



05 febrero 2014

Segundo aniversario de "El secreto de Las Margaritas"


Hoy se cumplen dos años de la publicación de "El secreto de Las Margaritas" en la tienda virtual Amazon. Una novela juvenil, de ficción contemporánea, que algunos lectores incluyen en el género Chick-Lit, algo que yo no tengo muy claro.


Muchas gracias a todos sus lectores por estos dos años.
Debido a este segundo anversario, e igual que hiciera el año pasado, la he querido poner en promoción a lo mínimo que se me permite (ya no está en KDP Select), durante hoy y mañana.
"El secreto de Las Margaritas" es una novela especial para mí. Sin ser una de mis mejores obras (con el tiempo se aprende y se madura bastante), ha caminado sola, ha estado con una editorial (1ª edición en formato impreso), ha estado en los primeros puestos de  Top general, fue seleccionada para la XXXI Edición de la Feria del LIbro de Granada, donde la presenté en un acto muy emotivo, se ha mantenido más de un año entre las más vendidas de Amazon, volvió a caminar sola, ha sido nº1 varias semanas consecutivas en literatura juvenil...


En definitiva, una novela que me ha dado muchas satisfacciones pero también malos momentos, que ha tenido buenas y malas críticas (de las que he aprendido mucho), que ha hecho deshojar margaritas (según me ha contado algún que otro lector), que ha provocado lágrimas, que ha ayudado a gente que ha pasado por lo mismo que narra la historia, que ha hecho soñar con una segunda oportunidad de ser feliz... y lo que es más importante para mí, que ha sido leída, que ha gustado y que me ha hecho conocer a un montón de personas, escritores y lectores, que hoy considero amigos.
Así que, aprovechad esta promoción, porque durante hoy y mañana "El secreto de Las Margaritas" estárá a 0,89€ (menos de lo que cuesta un café).
Podéis descargárosla AQUÍ
Gracias.

04 febrero 2014

Audiorelato: "La frase de mi alma"

Cuando era una niña me pasaba casi toda la tarde leyendo cuentos y tebeos, pero también los escuchaba en aquellos casettes con cara A y cara B. Recuerdo aún la facilidad con la que la cinta magnética que llevaban enrollada en dos carretes se engancahaba en el reproductor y había que tirar el casette después de que estuvieras un buen rato, en vano, intentando colocarla en su sitio dándole vueltas con un bolígrafo. 



Aquellas narraciones, bien podrían haberse llamado audiocuentos o algo similar. Ahora con la tecnología digital, ya no tenemos ese tipo de problemas --tenemos otros--, pero al menos la cinta ya no se nos enganchará más.

Esas primeras grabaciones sonoras fueron el preludio del libro electrónico o libro digital.  Ya en 1971 comenzó a desarrollarse el ebook. Michael Hart fue el impulsor del Proyecto Gutemberg, que consistía en la creación de una biblioteca digital totalmente gratis, con obras de grandes autores como Shakespeare, Poe y Dante entre otros, todas ellas de dominio público. Pero no fue hasta 2001 cuando se produjo su máxima expansión. 

Los audiolibros son un paso más en esta revolución digital. Se trata de libros digitales o ebook, narrados y/o dramatizados por una o varias personas. El contenido es variado, pueden ser relatos, cuentos, partes de libros, resúmenes de una historia...

Yo tengo la suerte de conocer --aún de manera virtual-- a una de esas personas que se dedican a eso de los sonidos, de los podcast y los audiolibros. O como él lo define: "Bolidos literarios, sonoros y oníricos". En concreto produce estupendos audiorelatos con una calidad excelente. Se trata de Felipe +ray jaen, en twitter es @rayjaen. Podéis echarle un vistazo a su trabajo entrando en su Blog.


Gracias a Felipe, tuve la suerte de participar en uno de sus divertidos y amenos podcast en aquella Taberna Galáctica donde se servía algo extraño que nunca llegué a probar, en concreto en el 86 junto a mi amiga y escritora María José Moreno y a Mon Suarez
Os dejo el enlace por si queréis escucharlo, ahí también encontraréis otro de mis relatos "La fiesta de Hallowen" narrado por Felipe.  
Podcast 86

Pues bien, ahora, uno de los relatos que forman parte de mi libro LA VIDA TAL CUAL ha tenido el honor de ser narrado y dramatizado a dos voces, gracias a @rayjaen y @Am0niser.   
Desde aquí les doy, nuevamente, las gracias a ambos.


Apagad la luz, cerrad los ojos y escuchad. Dejaos llevar por el viento de las palabras como lo hacían las hojas del árbol de enfrente...